Cortijo de Guadacorte, la simbiosis de campo y mar

Enclavado en las antiguas caballerizas del cortijo de mismo nombre, propiedad de la familia Larios, data de 1873. De estas cuadras partían las batidas de caza del zorro que la Calpe Hunt de Gibraltar, organizaba junto con la familia propietaria, por los preciosos bosques de la zona.

Con magnífico gusto, la gerencia del restaurante, ha sabido preservar ese espíritu de cortijo y sus caballerizas, conservando en sus porches, las mismas puertas de los boxes de los caballos y mucha de la ornamentación, relacionada con la caballería y otras artes de la labor del campo.

Respecto del asunto que nos ocupa, el cortijo siempre sorprende a todos los sentidos. Su carta se renueva casi a diario,  son auténticos virtuosos de las tapas y raciones, todos los días rotan distintos pucheros, arroces caldosos y platos de cuchara.  Se ofrecen distintas variedades de pescado en función del mercado de la lonja de Palmones, tanto frituras como al horno o a la espalda (técnica local) a lo que se añade la cocción del marisco. Similar el trato que dan a las carnes, en plancha o parrilla, tanto caza como de selectas ganaderías de la zona e importadas.

DifÍcil destacar entre tanta variedad, pero yo me quedo con: La tortilla del Cortijo (en raciones), las croquetas variadas, el guiso de tagarninas, El San Marino de Gallo (San Jacobo marinero), El Salto  caballo (revuelto de huevos, chanquetes y pimientos), milhoja de foie al Pedro Ximenez, El Pargo ……Todo buenísimo. La carta de vinos es una de las mas completas y cuidadas de la comarca, recogiendo infinidad de referencias, de cada zona y edad; siempre hay una botella al gusto de cada comensal.

La simpatía y el buen hacer de sus dos encargadas Reyes y Paqui, son también uno de los puntos fuertes del Cortijo, ya que son capaces de supervisar, tanto la labor culinaria como la satisfacción del cliente que queda siempre dispuesto a repetir y no solo por lo bien que ha comido.

Sus estupendos patios, sirven en verano, de marco incomparable para la exposición, “Encuentro de Artistas Jóvenes y Menos Jóvenes de Guadacorte”, exposición de pintura y  escultura que sirve para unir todos los meses de agosto, a los artistas de la zona, con la sociedad campogibraltareña local y veraneante, evento que cuenta ya con al menos 7 u 8 ediciones. ¿Qué mas se le puede pedir? Pues eso, que nos lleven a comer al Cortijo.